jueves, 29 de noviembre de 2012

RUTA COOPERATIVA

Los invitamos a escuchar el programa radial Ruta Cooperativa de la Cámara Nacional de Radio, donde la Ministra de Agricultura y Ganadería, Gloria Abraham, se refiere al éxito alcanzado en el Movimiento Cooperativo

Productores de la zona norte con opciones para controlar mosca y cochinilla

·  Programa de Investigación y Transferencia Agropecuaria de piña (PITTA-piña) avaló nueva familia química para control de mosca
·  Expertos reconocen que manejo integral de las plagas es vital 

El sector ganadero y piñero de la zona norte de Costa Rica cuenta con nuevas opciones para mejorar su productividad y combatir plagas prioritarias como la mosca Stomoxys calcitrans y la cochinilla harinosa.

La mosca encuentra un lugar especialmente propicio para su desarrollo en las regiones Huetar Atlántica y Norte, por las condiciones de humedad y temperatura de estas zonas. Su  picadura ocasiona una disminución importante en la productividad de la industria ganadera, estudios han demostrado que 50 moscas posadas en una res durante un día provocan una pérdida de 1 kg cada 24 horas, con la consecuente disminución en producción lechera o valor de ganado de carne.

Conociendo que los casos de esta plaga se incrementaron 68% desde el 2009, pasando de  69 reportados en el 2009 a 116 en el 2011, Bayer inició en setiembre de 2011 estudios de campo en siete fincas de San Carlos, para validar la eficacia del componente activo Triflumuron en el control de esta especie en diferentes etapas de vida. 

“Los resultados comprobaron una merma de hasta 70% en la población de moscas y además, la eficacia del activo en etapas inmaduras de la especie, lo que representa la posibilidad de atacar la mosca en estados juveniles y cortar su ciclo reproductivo, aspecto que hasta el momento no había sido posible atender en el control químico de la plaga”, indicó el Ing. José Angel Madrigal, Representante Técnico Comercial de Bayer. 

El Programa de Investigación y Transferencia Agropecuaria de piña (PITTA-piña), órgano colegiado que reúne a representantes del sector académico, el Ministerio de Agricultura y Ganadería, el Servicio Fitosanitario del Estado, el Instituto Nacional de Innovación y Transferencia de Tecnología Agropecuaria (INTA) y el sector productivo, revisó estos datos y otorgó su aval para que el producto Starycide®, formulado con triflumuron, pueda ser utilizado como parte del manejo químico de la mosca Stomoxys calcitrans. 

“El desafío que tenemos en la búsqueda de mecanismos de control de la mosca es precisamente ubicar productos que nos permitan atacar la plaga en fases inmaduras  y establecer un trabajo coordinado entre las instituciones, los productores y las empresas desarrolladoras, como en este caso Bayer”, puntualizó el Ing. David Meneses, Gerente del MAG en la región Huetar Norte.

 

Durante la actividad, la Sra. Gloria Abraham, Ministra de Agricultura y Ganadería indicó que “el acercamiento de los distintos actores de la cadena agroproductiva es vital para superar los problemas que enfrenta la producción agropecuaria hoy, estas soluciones innovadoras son cada vez más necesarias, no solo pensando en cómo enfrentamos una plaga o una enfermedad, o en cómo protegemos eficazmente a los cultivos sino además como aumentamos rendimientos en las plantaciones nacionales para obtener productos de calidad que permitan posicionar a Costa Rica en los mercados internacionales”. 

Asimismo, el Ing. Meneses indicó que este aval forma parte de una iniciativa más amplia. “actualmente estamos revisando otras alternativas químicas que eviten el desarrollo de resistencias por parte de la plaga”. 

Por su parte, el Ing. Rafael Villarroel, Presidente de Grupo Bayer para Centroamérica y El Caribe, reconoció la importancia de ofrecer al sector agropecuario de la zona norte una respuesta a una problemática nacional. “en Bayer nuestro ideal es mejorar la vida mediante la ciencia y la investigación, por ello, conscientes de las implicaciones económicas, sociales y productivas de la Stomoxis calcitrans, desarrollamos el trabajo de campo y el vínculo de cooperación necesarios para presentar hoy una alternativa de solución con resultados comprobados”.

Alternativa con mejor perfil toxicológico para combatir cochinilla 

La actividad también permitió al sector piñero conocer una alternativa de manejo para la cochinilla harinosa, plaga que afecta las partes bajas de las plantas, provocando amarillamiento, pérdida de vigor y rendimiento de la producción y que  también transmite un virus llamado “Mal de Wilt” que ocasiona pérdidas al cultivo. 

En Costa Rica, el combate de la cochinilla se ha realizado mediante el control químico, sin embargo, la búsqueda de productos con un mejor perfil toxicológico ha conducido a evaluar el Plural® 20 OD en el manejo de esta plaga. 

El Plural® 20 OD actúa de manera sistémica, es decir, puede ser absorbido por la raíz para distribuirse en los diferentes órganos de la planta y afectar las cochinillas que se alimentan de la savia de la piña. Además, desde un punto de vista toxicológico, al ser etiqueta azul, asegura un óptimo perfil para minimizar los riesgos ambientales, proteger la salud de los trabajadores agrícolas y reducir  considerablemente las cantidades de ingrediente activo aplicado por hectárea, debido a su baja concentración. 

Al igual que con Starycide®, los estudios desarrollados han comprobado la eficacia biológica del Plural® 20 OD, evidenciando una mortalidad fuerte sobre la plaga a las dos semanas de aplicación, además de que su formulación OD, única en el mercado,   permite maximizar la absorción del producto por las hojas de las plantas, sin necesidad de adicionar coadyuvantes adicionales. 

Al presentar estas alternativas de control, el Ing. Rafael Villarroel destacó que los retos actuales de la producción agropecuaria son amplios pero que deben visualizarse de manera responsable desde una óptica sostenible, brindando soluciones innovadoras, que aseguren una alta productividad pero con el menor impacto ambiental y riesgo al aplicador posible. 

Contacto:

Marianela Ledezma, teléfono: (506) 2589 89 31


Wendy Araya, teléfono: (506) 2240 23 33

E-mail: waraya@interamericana.co.cr

 

Costa Rica presentará en COP18 su experiencia agrícola ante el cambio climático


·   El MAG y el MINAET, con apoyo del IICA, el CATIE y GIZ, mostrarán siete ejemplos de cómo los sectores público y privado pueden actuar juntos ante el cambio climático, en Doha, Catar.
 
Las acciones que Costa Rica lleva a cabo para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y adaptar su agricultura al cambio climático, desde siete subsectores específicos, serán expuestas al mundo el 7 de diciembre en Doha, Catar, en el marco de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP18).

La presentación de los esfuerzos específicos en agricultura familiar, producción lechera y de caña, transferencia de tecnología a pequeños productores, gestión del riesgo, reducción de emisiones en el café y alianzas público-privadas en el sector bananero para alcanzar la carbono neutralidad, se efectuará en una actividad paralela a la COP18 y estará a cargo de Gloria Abraham, Ministra de Agricultura y Ganadería, y René Castro, Ministro de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones.

La exposición de los casos en esta importante vitrina, en la que se reúnen políticos, investigadores y líderes mundiales para discutir posibles medidas de mitigación y adaptación al cambio climático, cuenta con el apoyo del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), el Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE) y la Agencia Alemana para la Cooperación Internacional (GIZ).

En la presentación también intervendrá David Williams, gerente del programa de Agricultura, Recursos Naturales y Cambio Climático del IICA, quien comentará los esfuerzos de mitigación y adaptación de los subsectores agrícolas costarricenses. Los materiales que resumen las exposiciones de Abraham y Castro pueden ser consultados en esta dirección: www.mag.go.cr/cambio-climatico/cambio-climatico.html.

La coordinación y sistematización de estas acciones ha sido liderada por los ministerios de Agricultura y Ganadería (MAG) y de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones (MINAET).

“Queremos demostrarle al mundo que un país pequeño como el nuestro tiene mucho que aportar a la solución de un problema mundial. Y que los pequeños productores pueden hacer mucho y aplicar prácticas amigables y sostenibles. Estamos ejecutando acciones concretas más allá de la mitigación, estamos avanzando en la adaptación al cambio climático”, manifestó la Ministra Abraham.

“Las cumbres de cambio climático, de la uno a la 17, estuvieron enfocadas en el tema forestal, pero ese ciclo terminó. Ahora, a partir de COP18, el sello que Costa Rica puede poner, predicando con el ejemplo, es en agricultura”, agregó el Ministro Castro.

“La COP18 es propicia para reconocer que la agricultura es vital para la seguridad alimentaria mundial y es muy susceptible al cambio climático, pero también es una oportunidad muy valiosa para reafirmar que puede hacer grandes contribuciones a los retos de mitigación y adaptación”, expresó Víctor M. Villalobos, Director General del IICA.

“Costa Rica es un gran laboratorio donde se experimenta con acciones reales para disminuir las emisiones de GEI y en el que hay una institucionalidad ya formada que puede servir de ejemplo a otras naciones para emprender retos similares”, agregó David Williams, del IICA.

La COP18 comenzó el 26 de noviembre y terminará el 7 de diciembre, mismo día en que Costa Rica mostrará sus casos exitosos. De acuerdo con la invitación enviada por los ministros Abraham y Castro al resto de delegaciones participantes y a los medios de prensa acreditados, la actividad será a las 13:15 locales (04:15 hora costarricense) en la Sala 8 del Centro Nacional de Convenciones de Catar.

Más información:
david.williams@iica.int
prensa@mag.go.cr
Katiana Murillo, asesora de prensa Dirección de Cambio Climático del MINAET (enviada especial a Doha) murillo.katiana@gmail.com

INTA apuesta por alternativas para mitigar efectos de cambio climático en Guanacaste

  • Investigadores prevén que se presentará una disminución en la disponibilidad de agua para regar los cultivos.
  • INTA presenta investigación para mejorar la eficiencia del uso de agua para riego.

Con el fin de hacer un mejor aprovechamiento del agua, tomando en cuenta las variables climáticas y la agronomía de cultivos, sin que afecte el rendimiento productivo, el Instituto Nacional de Innovación y Transferencia en Tecnología Agropecuaria (INTA), desarrolló un proceso de investigación en la Estación Experimental Enrique Jiménez Núñez. 

Los resultados del estudio fueron divulgados este miércoles 28 de noviembre, en Cañas Guanacaste, durante un encuentro denominado “Opciones Tecnológicas para el uso Eficiente del agua para Riego en Agricultura”, a más de 500 productores, investigadores, estudiantes y técnicos. 

La actividad contó con la participación de la Viceministra de Agricultura y Ganadería, Tania López Lee, quien además preside la Junta Directiva del INTA. “El Instituto ha desarrollado una serie de opciones de manejo agronómico para mitigar los efectos del cambio climático. Por ejemplo, mejoras en la conducción de agua mediante sistemas presurizados que disminuyen las pérdidas por evaporación e infiltración. Además, se logró reducir en más de 300% el volumen de agua utilizada para irrigar los cultivos”, explicó la Viceministra.

Según manifestó José Rafael Corrales, Director Ejecutivo del INTA , la Estación Enrique Jiménez Núñez desarrolla este proceso de investigación orientado especialmente a los cultivos que mayor demandan de este recurso en la Región Chorotega, como el arroz, la caña de azúcar y los pastos.

Durante la actividad se ofrecieron charlas sobre efectos del cambio climático en la agricultura. Además, los participantes realizaron un recorrido por las diferentes vitrinas tecnológicas en campo para conocer opciones tecnológicas generadas por dicho instituto, principalmente para la región del trópico seco y visitaron los diferentes stands que ofrecieron las instituciones del sector agropecuario, casas comerciales y centros académicos. Además, se brindó un homenaje a ex funcionarios del INTA de la Región Chorotega.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Ganaderos de Guanacaste se preparan para enfrentar cambio climático

  • Tras un proyecto de capacitación cerca de 20 familias aprendieron a reducir los impactos de la variabilidad climática en sus fincas ganaderas

En el marco del proyecto Fortalecimiento de Capacidades para la Adaptación al Cambio Climático, desarrollado por el CATIE (Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza) y la Corporación Ganadera (CORFOGA), con el apoyo del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), cerca de 20 familias ganaderas de La Cruz, Guanacaste, aprendieron sobre nuevas herramientas para adaptar sus fincas al cambio climático.
“A través de este plan de capacitación que se implementó desde marzo de 2012, las familias ganaderas ahora se encuentran mejor preparadas para enfrentar los efectos del cambio climático, principalmente los veranos intensos sin que se comprometa su productividad”, afirmó Claudia Sepúlveda, líder del Programa Ganadería y Manejo del Medio Ambiente (GAMMA) del CATIE.
De acuerdo con Sepúlveda, el proyecto se realizó en La Cruz debido a que este cantón es el más vulnerable del país ante el cambio climático.
Por su parte, Leonardo Luconi, presidente de CORFOGA, afirmó que la corporación está cada vez más envuelta en potenciar las buenas prácticas medioambientales en la producción ganadera, pues la meta que tiene el sector es ser carbono neutral antes de 2012, y de esta forma derribar el mito de que la ganadería daña el ambiente.
“Nosotros siempre hemos trabajado en armonía con el medio ambiente. Lo que hemos buscado hacer a lo largo de los años, con iniciativas como estas, es mejorar la producción ganadera a través de actividades que también beneficien al planeta. Asimismo, creamos conciencia en los productores de que no solo deben capacitarse, sino también implementar lo que aprenden”, manifestó Luconi.
Durante las capacitaciones las familias aprendieron sobre el tema de productividad ganadera, generación de servicios ambientales, la importancia de los árboles en las pasturas y las cercas vivas, cómo establecer bancos forrajeros para alimentar al ganado en el verano y la protección de las fuentes de agua.
“La capacitación más que interesante era necesaria, gracias a lo que nos enseñaron hemos podido desarrollar otras actitudes para ir mejorando, nos han dado la pauta a seguir. Estamos comprometidos con implementar las prácticas que nos enseñaron porque sabemos que estas nos van a ayudar a ser más competitivos”, comentó Edwin Duarte, presidente de la Asociación de Ganaderos de La Cruz, Guanacaste.
La idea es que a partir de 2013 las familias productoras establezcan las tecnologías que aprendieron en sus fincas. No obstante, según Sepúlveda, algunos ganaderos ya empezaron a implementar ciertas prácticas, por ejemplo, ya siembran pasturas mejoradas y han comenzado a dividir los potreros para hacer rotación de las pasturas.
Como parte del proyecto, las familias ganaderas también recibieron árboles para sus fincas, esto en el marco de un programa de pago por servicios ambientales con ganaderos desarrollado por el Fondo Nacional de Financiamiento Forestal (FONAFIFO), el cual es manejado a través de CORFOGA.
“Hemos visto que los productores realmente han entendido que las tecnologías, es decir, los sistemas silvopastoriles y las buenas prácticas de manejo, les van a ayudar, especialmente en la época de sequía; además vimos que el tema les interesa y que ellos tienen la voluntad de hacer los cambios. Sin embargo, encontramos que a las familias se les dificulta implementar todas las buenas prácticas en sus fincas ya que no todos tienen acceso a recursos financieros o de crédito para hacer los cambios", manifestó Sepúlveda.
Para Sepúlveda, capacitar a los productores ganaderos es la única manera para lograr que ellos identifiquen la importancia y los beneficios de hacer cambios en sus fincas para desarrollar una ganadería sostenible, que les permita generar mayores servicios ambientales, capturar más carbono al aumentar el número de árboles en sus parcelas, mantener la biodiversidad y mejorar la calidad del agua.
Adjunto encontrará fotografías con fines ilustrativos.
Mayor información:
Claudia Sepúlveda
Programa GAMMA
CATIE
Tel. 2558-2428
Karla Salazar Leiva
Oficina de Comunicación e Incidencia
CATIE
Tel. 2558-2635
Marco Antonio Fallas
Competitividad CORFOGA
Tel. 2225-1011

martes, 27 de noviembre de 2012

Procuran fortalecimiento del Sistema Nacional de Inocuidad de Alimentos

Todas las entidades estatales que conforman el Sistema Nacional de Inocuidad de Alimentos coinciden en la necesidad de promover el fortalecimiento de los procesos y sugieren una mayor coordinación de todas las instituciones involucradas. 

Esta es una de las principales conclusiones del taller que se desarrolla desde este lunes 26, con la participación de funcionarios de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la Corporación Bananera Nacional (CORBANA), el Servicio Fitosanitario del Estado (SFE), Servicio Nacional de Salud Animal (SENASA), el Ministerio de Educación Pública (MEP), el Ministerio de Salud, el Ministerio de Economía Industria y Comercio (MEIC), Consejo Nacional de Producción (CNP), la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), el Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (INCIENSA), la Cámara de Comercio Exterior(COMEX), Cooperativa Nacional de Productores de Leche (Dos Pinos), la Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria (CACIA), el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), el Instituto Nacional de Pesca y Acuicultura(INCOPESCA), y de la Universidad de Costa Rica. 

La actividad es dirigida por Nuri Gras, Secretaria Ejecutiva de la Agencia para la Calidad e Inocuidad Alimentaria de Chile (ACHIPIA), para quien debe existir una excelente coordinación entre los distintos servicios de manera que se pueda garantizar a los consumidores que los alimentos que llegan a su mesa sean sanos e inocuos. “Lo que está haciendo Costa Rica lo está haciendo bien, a través de distintas instituciones. Pero, a través de este taller, hemos podido observar la necesidad de un ente que las coordine para hacer un uso más eficiente de los recursos públicos con que se cuenta y agilizar los procesos de respuesta para beneficio de los consumidores nacionales y de otros países”, declaró. 

La Secretaria Ejecutiva de ACHIPIA se refirió al trabajo realizado en Chile, el cual ha permitido a su país avanzar en procesos de inocuidad alimentaria. “Este es un trabajo que en todo momento ha sido conjunto. Se debe asegurar a la población que los alimentos que comen reúnen los estándares de calidad e inocuidad, pero también debemos darle valor agregado a los productos. La inocuidad hace diez años era importante, hoy es indispensable”.

Por su parte, la Viceministra de Agricultura y Ganadería, Tania López Lee, destacó la importancia de compartir la experiencia chilena, con miras a mejorar lo que actualmente se hace en el país. “La experiencia de un país como Chile, gran exportador de frutas y de alimentos, que tiene un sistema de calidad e inocuidad robusto, es un insumo muy valioso, el cual podemos analizar e incorporar a nuestro sistema, desde nuestra propia realidad”.

La actividad finalizará el próximo miércoles 28 de noviembre, con una visita a los laboratorios del INCIENSA.

Ensayos del concurso "RETOS Y DESAFÍOS DEL MAG Y EDUCACIÓN TÉCNICA EN COSTA RICA"

PRIMER LUGAR
 
RETOS Y DESAFÍOS DEL MAG Y EDUCACIÓN TÉCNICA

Jovany Guarín Hernández

Colegio Técnico Profesional Piedades Sur, San Ramón 

“Recuerdo el  olor del cafecito recién chorreado de mi abuela, la que algún día me contó que en cada ocaso de aquellas hermosas tardes nunca faltaban los que llegaban a tomarse el café a la par de aquel pilón grande y viejo de la finca. Me acuerdo también, de aquellas empachadas que me pegaba de chiquillo con el dulce que salía de las pailas del trapiche de mi vecino, y ni hablar de las corretiadas con los güilas del barrio por medio cafetal de Don Pedro que salía todos los días y nos despertaba con la carreta llena de leña para el fogón, y los domingos llena de carajillos que  felices  nos paseábamos  en ella después de misa…” 
Es para mí imposible nombrar a la agricultura sin antes referirme a los autores de esta honorable causa que no solo nos  impulsa sino que también nos identifica, los de “chonete y botas de hule”, los que tienen las manos llenas de las marcas de su labor, los que hacen posible que en cada mesa haya algo sano y cultivado con esmero, los que con todo orgullo llamo costarricenses, los agricultores, los ganaderos, productores o héroes de  la patria como prefiero llamarlos.
 
Quizá sea necesario abrir los ojos y reaccionar ante un mundo que necesita de estos héroes, o que por lo menos seamos conscientes de que los necesitamos a ellos y ellos de nuestro apoyo, con este pensamiento quiero referirme a la benemérita institución que funda sus cimientos en 1901 y nace bajo el nombre de la “Granja Nacional De Agricultura” que bajo los principios del emprendedurismo y el cooperativismo establece la visión del desarrollo del país y con el pasar de los años se consolida como institución y en el año 1960 se bautiza como el MAG.
La misión  de la sociedad y la familia, en su cotidianidad está en buscar día a día el desarrollo, la calidad de vida y el  buen servicio, y para esto necesitamos un profesional formado para dar calidad, pero es aquí donde profundizo en mi punto de vista. En todo entorno laboral que busque la superación es necesario un trabajador comprometido con su tarea, pero esto va más allá de la actitud, esto nos lleva a la raíz misma del motor de un futuro, los niños y jóvenes…
Es allí donde el papel de la educación traspasa los complicados problemas de matemática y las horas de memorización para un examen de estudios sociales, esto se aleja del entendimiento del estudiante que solo aspira a un título de bachillerato. Se espera que la modalidad de los recursos educativos en el país aumente en el área técnica a nivel nacional donde se presenta el gran reto de la estabilidad profesional, es decir, en los últimos años la creciente demanda laboral del país nos lleva a ser testigos del surgimiento de Colegios Técnicos con diversidad de especialidades.
Especialidades con énfasis más que todo en secretariado, informática y la mecánica y sus ramas… En el MEP, en el área técnica nos encontramos que a nivel nacional se estructura en tres modalidades de especialidad: Industrial, Comercial, Servicios y Agropecuaria. En este momento existen alrededor de 100 Colegio Técnicos en Costa Rica y se puede hablar de colegios agropecuarios como una minoría, ya que de estas tres, siempre están a la vanguardia la modalidad de comercial y servicios.
¡Claro! es atractivo para la mayoría de los jóvenes muchas de estas especialidades que ofrecen formación de punta en áreas informáticas, mecánicas y sobretodo tecnológicas, por supuesto no podemos esperar otra cosa en una sociedad que demande en su mayoría personal para empresa que solo necesita computadoras o un empleado bilingüe. Pero es a la vez triste y alarmante, si nos damos cuenta de la constante decadencia del  agro que pareciera perder fuerza dentro de la demanda laboral, a pesar de ser un país pequeño y productivo, me parece  bien que el joven de hoy   se interese por trabajos en grandes fábricas tecnológicas o industriales, en los conocidos “call centers” o en una oficina rodeado de máquinas…  y es entonces cuando me pregunto ¿Qué vamos a comer en el futuro?... ¿computadoras acaso?.... Entonces no sería para mí extraño que en unos años los precios de la carne, vegetales, granos y productos de la canasta básica estén por los cielos, porque simplemente los productores pecuarios están disminuyendo. Ante este panorama desolador no podemos quedarnos de brazos cruzados, ¿Por qué lo haríamos, si tenemos apoyo y respaldo de instituciones gubernamentales?
Estamos a tiempo de rescatar lo que es nuestro por derecho y por orgullo, todavía tenemos un país que le apuesta a lo seguro, al desarrollo empresarial del productor y el microempresario, aun tenemos el chance de no jugarnos la base de la industria alimenticia como un simple cambio del destino, nuestros muchachos los que se forman en la aulas y aprenden en el campo, están listos para no pensar mediocremente y optar por una vida como un empleado más, los estudiantes de modalidades agropecuarias estamos listos para enfrentar un futuro de tendencias que podemos ingeniosamente convertir en agro productivas y más que ser empleados, estamos listos para ser empleadores. Nos quedan claros los innumerables retos de la industria de la tecnología, pero tenemos aun más claro en nosotros aquel mismo espíritu de emprendedurismo y liderazgo que hasta hoy caracteriza a aquellos pocos que en los años mil novecientos empezaron con la Granja Nacional Agrícola y hoy son el MAG. Nosotros los futuros agrónomos, ganaderos y agricultores de Costa Rica,  nos limpiamos los rastros de mediocridad y fijamos nuestra mirada en lejanos horizontes, metas que parecieran imposibles de alcanzar pero que estamos dispuestos a luchar por conseguir el desarrollo tan anhelado. Por los compatriotas que no han tomado la decisión de emprender el camino hacia aquella cima donde podemos vencer los temores de una sociedad vulnerable, al hambre, la miseria y la crisis.
No se trata de declarar la guerra a la industria de lo moderno sino más bien de trabajar con ella, de alcanzar el desarrollo del sector agropecuario como hasta el momento se ha hecho, por ejemplo cito los trabajos como los planes de desecho animal de las fincas, del cual se obtiene provecho como el gas metano, y hasta electricidad por medio de un biodigestor, el abono orgánico que se saca de la excreta animal para la misma explotación pecuaria, también menciono de manera particular los trabajos con énfasis en la ciencia ligados al sector agro, como lo son los trabajos con la nanotecnología que se aplica en la fertilización, como los cultivos in vitro por ejemplo. Las campañas ecológicas que se han propuesto para mejoras en los proyectos de cada productor con sus cultivos o sus fincas auto sostenibles, pero también comprometidos con el ambiente,  y por supuesto con el planeta. A pesar de que el sector pecuario pareciera representar dificultades económicas, se ha logrado dar también un aporte y una estabilidad en la economía nacional, sin olvidar los importantes reconocimientos del país por nuestras exportaciones de calidad.
Al pensar en todo esto no puedo dejar de lado el aspecto de la industria alimentaria la que debería preocuparnos a todos si no queremos seguir comiendo “basura”, como la que cada día está  de moda, entonces hago referencia a la paradoja que nos deja el señor David Landes:
“En nuestro mundo contemporáneo existen tres tipos de naciones:
·         Las que no saben de donde  viene la comida mientras la puedan conseguir
·         Las que comen duras penas para sobrevivir
·         Las que gastan mucho dinero para que sus habitantes bajen de peso”
Al primer punto me refiero brevemente con mi insistencia en que estamos a tiempo de apostarle al mejor futuro para nuestros hijos y nietos, de empezar a preocuparnos un poco ahora para estar más tranquilos después. Con la segunda frase describo sin necesidad de meterme en lo político que podemos tener una mejor nación si nos unimos como una familia, y al tercer punto me refiero a la frase que ya mencioné, y no por gusto, ¡debemos dejar de comer basura! Pues a pesar del hambre en el mundo el 40% de los alimentos se pierden y se desperdician según  Jossette Sheeran. 
Es inevitable pensar en el cambio climático, en todos los desastres que le causamos al planeta tierra, nuestro hogar; la creciente corrupción y vulnerabilidad de muchos… por ejemplo, me he puesto a pensar en lo que leí  sobre el agua, que es tan valiosa que no tiene precio, pues así mismo me atrevo a comparar a aquellos que labran la tierra, a nuestros campesinos y a pesar de que están allí, como el agua, no los valoramos lo suficiente. Solo pongámonos a pensar en un instante que haríamos sin nuestros pequeños empresarios que cultivan el fruto de su esfuerzo diario. Para que cuando nos pregunten si la agricultura nacional ha alcanzado el desarrollo que debe, podamos responder que estamos trabajando en ello y que estamos muy cerca del éxito que alcanzamos cada día al final de la faena en el campo la finca y la empresa.
Soy estudiante del CTP Piedades Sur pertenezco a la modalidad agropecuaria y estoy sumamente convencido que  no necesitamos ningún tipo de magia, solo nos hace falta la unión en el trabajo común de todos, desde el analfabeta hasta el más calificado ingeniero agrónomo, podemos seguir sintiendo el orgullo  al hablar de los héroes que trabajan en el  sector agropecuario de mi querida Costa Rica.
“Y dejando plasmados mis pensamientos en el papel, quiero volver la mirada al pasado por un instante y recordar  de nuevo los relatos de mi abuelo, en el corredor de aquella vieja casa. Cuando me contaba de las fiestas al incomparable ritmo de la marimba de don Enrique y las tortillas palmeadas de la tía María, y claro los bellos atardeceres cuando de chiquillo cuidaba el ganado después de ir a la escuela, y al otro día madrugaba con su padre para ir a ordeñar en las primeras horas de la mañana.”




SEGUNDO LUGAR
 
 
“Retos y Desafíos del Ministerio de Agricultura y Ganadería

Y la educación técnica e Costa Rica”


Franklin Alfaro Campos

Colegio Técnico Profesional de Aguas Zarcas

 En Costa Rica desde hace ya algunas décadas atrás se ha dejado de fortalecer unos de los principales motores de la sociedad como lo es el agro. Esta actividad históricamente a marcado la sociedad en aspectos tanto económicos como culturales, la exportación de café, banano, marcaron radicalmente nuestra sociedad. Desde antaño nuestros abuelos labraron la tierra empuñando azadones, cuchillos y palas; así vivían largas jornadas de trabajo con amor y esmero desde tempranas horas de la mañana, aun sin haber salido el sol marchaban fielmente todos los días sin importar la lluvia, frio o calor, estos hombres y mujeres echaban a andar con su arduo esfuerzo diario el motor de nuestra amada Costa Rica.
Porque entonces si nuestros campesinos son tan importantes, actualmente se ven marginados, pareciera ser que están en el olvido. No queremos decir que volvamos a los rudimentos del pasado, sino más bien que estos forjadores de la tierra sean dotados de recursos tecnológicos de avanzada para poder competir con los gigantes del istmo. 
Entonces, ¿qué se puede hacer?, ¿hacia dónde vamos?, ¿cuáles son los desafíos del MAG el presente siglo? ¿Necesitara el MAG mayor presupuesto para hacerle frente a las necesidades existentes? ¿O será que la inversión no se ha canalizado efectivamente?, son algunas inquietudes que se deben estudiar con más dedicación. A estas y otras interrogantes se les tratara de dar respuestas en el presente ensayo.
El principal problema que encontramos es este: no se ha encarado con autoridad ni con una política firme las verdaderas funciones que debe cumplir el MAG, se diluido con el paso del tiempo su visión; en otras palabras parece ser que el MAG carece de identidad propia, es como un joven que a escasos trece o catorce años no sabe que profesión escoger a futuro, de allí que muchos agricultores no confían en el MAG y cuando se topan con problemas en sus cosechas no saben a quién recurrir y se hayan de cierta forma desamparados. El MAG tiene muy buenas intenciones eso no lo podemos dudar, pero carece de las acciones que efectivamente podrían ayudar.
Es conocido de todos que el gobierno ha invertido en el sector agropecuario, pero los resultados evidentes son pocos. Cabe resaltar el buen trabajo  que está realizando el SENASA, la cual es una entidad extensiva del MAG, ella ha traído una mayor cercanía con el productor, aspecto positivo porque inspira confianza dando seriedad y respaldo al trabajo de los productores, También es el caso del INTA, lo cual ha traído tecnología, investigación y progreso al sector agropecuario. Directamente se hace un llamado vehemente para que el MAG no pierda la visión por lo cual fue fundado.
Para el presente siglo el MAG tiene desafíos como por ejemplo integrarse con instituciones como el INA, coordinando capacitaciones con agricultores en sus mismas fincas, además capacitar técnicamente a sus empleados, los controles que emplea el MAG deben ser más flexibles (menos burocracia), reconsiderar el contratar más personal técnico capacitado para atender al agricultor, crear conciencia entre los agricultores para que produzcan de la mano con el medio ambiente, motivar y capacitar a los agricultores a dar mayor valor agregado a sus cosechas, concientizar a los agricultores para evitar la sobre producción de cultivos específicos, ser un ente intermediario entre el agricultor y gobierno para la compra de la producción costarricense,  solicitar al estado mayores recursos para el desarrollo e investigación de nuevas técnicas de producción darle seguimiento al (INTA).
En resumen, el funcionario del MAG debe de estar afuera, en el campo de la mano con el agricultor, asesorándolo, concientizándolo, educándolo, el empleado del MAG “ debe oler a campesino”, que se ensucie las manos y si es necesario echarse una bomba de espalda encima que lo haga. Eso es lo que ha debilitado a el MAG, su falta de presencia en el campo real de trabajo, el MAG no son papeles, no son solamente estudios son acciones concretas y evidentes.
Muy importante apuntar, las oficinas del MAG tienen presencia en muchas partes de Costa Rica, hay mucha presencia en infraestructura, quiere decir que sí se ha invertido, que sí hay interés, pero el detalle está en que desde hace unos 20 años para acá los gobiernos no han tenido una política sería de la labor del MAG, de allí que se ha caído en un estado de conformismo involuntario por falta de visión y motivación, pero ya es hora de reactivar, de fortalecer el MAG.
Un paso a seguir puede sería  cambio de mentalidad radical, que las diferentes oficinas del MAG busquen y convoquen a los campesinos de sus respectivas regiones, los llamen y motiven a que empiecen una lucha juntos para rescatar lo bueno que se ha hecho y planificar lo que se va hacer, como por ejemplo que se constituya una cooperativa que produzca los mismos insumos que la actividad agrícola requiere en forma auto suficiente, que se organicen y atrevan a sacar su producción empleando canales de comercialización originales sin olvidar los ya existentes , en otras palabras, que esta cooperativa tenga peso e identidad nacional y esto le toca al MAG. Un claro ejemplo tico de lo que se acaba de proponer es COOPROLE.
Muchas veces no es dinero lo que se ocupa sino ideas frescas, motivación, vida, visión clara de lo que se quiere, reconocer la capacidad del campesino costarricense, la cual se ha notado desde los inicios de la historia, personas esforzadas nobles y humildes, esas son nuestras raíces las cuales no se deben echar en el olvido y perderlas. Más bien rescatarlas inteligentemente, fortalecerlas, apreciarlas ¿cómo? Con políticas consientes, agradables que motiven al campesino, que no los opriman, que no sean perseguidos ni denigrados como hoy en día se está viendo lamentablemente. Los presidentes de la nación deberían ser campesinos que valoren esta noble labor, pero muchas veces se olvida que los que antecedieron este país fueron campesinos.
Para ir finalizando estimado lector no olvide estos  aspectos: tecnología- producción - medio ambiente – visión - motivación. Son claves para el éxito del MAG de cara a los desafíos del presente siglo.
No obstante felicitamos a los forjadores del MAG que trabajaron y que aun trabajan esforzadamente en el forjamiento del MAG en estos últimos 70 años. No cabe duda que al MAG logrará cosas muy grandes en cada uno de los proyectos que emprendan de aquí en adelante; espero haberles aportado alguna idea que sea valiosa para un mejor futuro del MAG y por ende este beneficio se refleje en los productores agropecuarios y en desarrollo integral de la economía costarricense.

TERCER LUGAR
 
“Desafíos del sector agropecuario en Costa Rica y el papel del MAG”

Adreína Rojas Quirós

Colegio Técnico Profesional de Pital
 
“El Ministerio de Agricultura y Ganadería, es el responsable de promover la competitividad y el desarrollo de las actividades agropecuarias y del ámbito rural, en armonía con la protección del ambiente y los recursos productivos, como un medio para impulsar una mejor calidad de vida, permitiéndole a los agentes económicos de la producción, mayor y mejor integración al mercado nacional e internacional”.
 
Esta es la misión que desde 1960 acompaña al Ministerio de Agricultura y Ganaría (MAG), la cual ha traído grandes beneficios para el sector agropecuario desde su creación, tales como capacitaciones que van dirigidas a todos los productores, asistencia técnica así como también facilitar pequeñas ayudas económicas a familias campesinas, entre otras.
Para nadie es un secreto que en los últimos años, en Costa Rica, se han incrementado las exportaciones agrícolas, los tratados de libre comercio con otros países han aumentado la demanda de productos nacionales, esto ha venido a  contribuir con  el desarrollo de nuestro país.  Pero no todo es bueno para el sector agropecuario todavía falta mucho por hacer y por mejorar, los mercados internacionales son cada vez más exigentes,  y dentro de nuestras fronteras el sector cuenta con grandes desafíos que enfrentar.
Uno de esos retos  es el tratar de controlar la sobreproducción que se da en algunos cultivos;  a más de un agricultor le ha pasado que no encuentra quién le compre sus productos, ni mercado donde colocarlos, hay quienes han tenido pérdidas totales, todo gracias a la sobreproducción.
Un ejemplo de ello lo viven los frijoleros del cantón de Los Chiles, quienes cada año   tienen que salir a la capital a buscar  pequeños puestos donde vender sus cosechas;  también los piñeros, tienen pérdidas económicas cuando hay sobreproducción.
Pero, ¿por qué  no tener un control de la agricultura en nuestro país?
Actualmente las personas son libres de escoger el  fruto  que quieren producir y el lugar donde hacerlo, mas si se lograra planificar la agricultura de acuerdo a cada región  y capacitar a los agricultores, tendríamos entonces las zonas establecidas para cada producto, por lo tanto no existiera competencia entre productores ticos.
Otra solución es promover  nuevos productos,  se dice que hay varios en la lista que están siendo de gran aceptación en el mercado internacional, pero lastimosamente muchos ticos no poseen la información necesaria sobre estos, y les da temor invertir en lo desconocido.
El papel del MAG podría ser de vital importancia, esta entidad es una de las que mantiene contacto directo con los agricultores, si se consiguiera llevar las capacitaciones a todos los rincones de nuestro país promocionando nuevas alternativas de producción, Costa Rica contaría con una mayor variedad de oportunidades dentro y fuera de nuestras fronteras.
Otro desafío que enfrenta el sector agropecuario, es enseñarles a los pequeños y medianos productores a comercializar. Hace unos días tuve la oportunidad de hablar con un joven agricultor, el cual comentaba que  “después de invertir dinero y esfuerzo en  una siembra, al final son los grandes los que se quedan con las ganancias, entre la empacadora, los intermediarios, los camiones y peones se nos va la plata”.  Este sentir es el mismo de   cientos de agricultores costarricenses.
El problema radica en que los productores no cuentan con herramientas de comercialización,  es decir, le venden sus productos a cualquier intermediario, dejándose llevar por la cierta cantidad de dinero que les ofrecen, sin tener un estudio económico previo, por cuanto muchas veces, el monto ofrecido cubre  únicamente los costos de producción… ¿y la ganancia?...
Nuevamente el papel del MAG sería fundamental, como ente de asesoría,   ¿por qué no hacer un programa donde se traten temas de comercialización?
Este programa tendría como objetivo ofrecer al pequeño y mediano productor herramientas de comercialización con el fin de mejorar las condiciones económicas del agricultor, podría ser liderado por expertos en el tema, o por los mismos funcionarios del ministerio una vez que estén capacitados, e incluso se aprovecharían las facilidades que nos brindan el internet, estos programas se podrían transmitir por video conferencias o pueden ser subidos a la red, es una bonita forma de ir asesorando a los nuevos trabajadores.
En la parte ambiental, el sector agropecuario, tiene grandes desafíos, y no es para menos con la llegada de la piña, también llegó la contaminación del suelo y de los mantos acuíferos, pero no solo este cultivo, ahora todo lo que se produce lleva químicos.
Sabemos que el MAG junto con el MINAET, son los encargados de vigilar que tanto piñeros como demás productores cumplan con las normas ya establecidas, pero desgraciadamente el ambiente sigue sufriendo las consecuencias de nuestros actos.
No quería enfocarme en los piñeros, pero no me queda de otra, al comparar como era mi comunidad antes y como es ahora,  me da lástima, aunque somos el primer país productor de piña, los daños que ha traído esta fruta también son de primeros;  la tala de árboles hizo que se redujeran considerablemente los cuencas hidrográficas así como los animales que tanto acostumbraba ver de pequeña,  los ríos están totalmente contaminados con agroquímicos y se dice que si se continua así, dentro de unos años la tierra no va a servir para nada.
El gran reto para ayudar el planeta es de todos, pero el MAG tendría una mayor participación, tal vez si se  tomaran medidas más severas para aquellos que incumplen las normas, o si se modificaran algunas de ellas, o ¿por qué no, controlar el área de siembra de un producto?
Si se destinara únicamente una cantidad de terreno para cultivar un producto, lo que quiero decir es que exista una regulación, por poner un ejemplo, decir que para el cultivo de papaya se darán 3000 hectáreas en la zona norte, las demás personas que quisieran sembrar esta fruta tendrían que cumplir con una serie de requisitos ecológicos para poder producir, con esto estaríamos evitando la contaminación y los tantos problemas que conllevan la agricultura a gran escala.
Por ultimo, el cultivar de una manera sostenible ayudaría a terminar con muchos problemas ambientales que tenemos ahora, este es un reto que toma  fuerza  especialmente en fincas donde son aprovechados cada uno de sus desechos, el Ministerio de agricultura y ganadería también aquí puede ayudar, apoyando a estas valientes personas que dejan lo tradicional por ir en busca de una armonía con el medio, promocionando este estilo de vida quizás y nos antojemos hacer el cambio y a la vez le aseguraríamos un mejor mañana a las futuras generaciones.
En los tres años que llevé Agroecología, me fui enamorando de la naturaleza, de escuchar la quebradita que pasa por la finca del cole, del corteza amarillo que está en medio del bosque, de la manada de congos que escuchaba  mientras estaba en clases, o del maravilloso paisaje de las mañanas cuando las nubes tocan el cerro Platanar, esto junto con mis conocimientos adquiridos durante este tiempo, me inclinan a luchar por el ambiente, los insto a hacer lo mismo, ustedes tienen el poder en sus manos;  y al igual que yo  tenemos un corazón verde.

lunes, 26 de noviembre de 2012

Discurso de la Ministra de Agricultura y Ganadería, Gloria Abraham en 70 aniversario del MAG



Un saludo cariñoso a todos los funcionarios del Ministerio de Agricultura y Ganadería y toda esa familia que comprenden las instituciones del Sector Público Agropecuario. Gracias por su presencia. 

Nos convocan hoy 70 años de historia. En las postrimerías de un conflicto bélico mundial, con un continente destruido por la guerra y la apremiante necesidad de alimentar a una población mundial desarraigada y empobrecida, se identificó en América Latina un enorme potencial de producción de alimentos y surgieron muchas instituciones y programas para apoyar, el desarrollo del agro, el desarrollo del campo y para ellos se crea en Costa Rica el Ministerio de Agricultura y Ganadería,  en 1942.    
En nuestro país, la agricultura, pero sobre todo la población vinculada a ella, tienen un significado especial; nos recuerda nuestras raíces, nuestros valores, nuestro desarrollo, que desde inicios de la vida independiente se sustentó en el principio de que la riqueza de una nación no tiene sentido si no genera prosperidad para la mayoría.
La creación del Ministerio, viene a darle el respaldo institucional requerido, a una actividad que rememora nuestra historia primera. Nuestra Patria ha sido forjada con picos, palas y libros. Hablar de la historia de Costa Rica, es hablar de campesinos, de producción, de tezón, de la tierra húmeda y fértil que nos congregó para generar progreso a partir de la producción, de la educación y la salud.
Este fortalecimiento de la institucionalidad, se potencia con la llamada “revolución verde” en donde la investigación, la utilización de nuevas semillas,  la expansión de nuevos paquetes tecnológicos, la extensión, la ampliación de la frontera agrícola, fueron basamento sustancial para incrementar los rendimientos y mejorar los índices del agro. Era fundamental para ello, contar con un ejército de funcionarios públicos, que con mística, compromiso y sentido de pertenencia, ejecutaran los programas que permitirían alcanzar las metas del desarrollo.
Hoy podemos pensar con enorme satisfacción, que aquellos pioneros que asumieron la estafeta del agro, con los ojos puestos en un futuro mejor, que llevaron conocimientos, simientes, maquinaria, y ayudaron a los productores a volcar montaña para sembrar, a colonizar tierras lejanas desde la meseta central para iniciar nuevos productos y relocalizar otros, lo lograron. A ellos, algunos de los cuales nos han acompañado durante este año, les ofrezco hoy un homenaje más que merecido.
Porque las instituciones son cuerpos jurídicos creados con propósitos, pero la construcción  de ellas, y el logro de los objetivos de la política pública, solamente se alcanzan si contamos con lo mejor de cada uno de los seres humanos que las integran.
Setenta años después, debemos hacer justicia. También debemos rendir homenaje a todos los hombres y mujeres del campo, a los productores y empresarios que con espíritu emprendedor y la complicidad de los aliados, asumieron los retos, aprovecharon las oportunidades y hoy constituyen una de las fuerzas dinámicas del progreso en nuestro país.  Ellos son la mejor evidencia que la creación del Ministerio de Agricultura y Ganadería tuvo un propósito superior, la producción de alimentos para nuestro mercado, el crecimiento de nuestra oferta exportadora, el mejoramiento de las condiciones de vida de los productores agropecuarios, y la creación de oportunidades para el medio rural costarricense.
Nuestro pasado ha generado los activos humanos y de conocimiento, necesarios para definir el camino que vamos  seguir.   El pasado es valioso en tanto nos ayuda a evaluar las acciones para enfrentar el futuro. 

Hoy hemos aprendido que la producción masiva de alimentos no es suficiente para resolver problemas como la pobreza en los territorios rurales, el éxodo a las ciudades, el deterioro de los recursos naturales, ni siquiera la propia seguridad alimentaria, que depende no solamente de la disponibilidad, sino del acceso. 

También hemos aprendido la multiplicidad de factores que pueden poner en riesgo la capacidad de nuestro país para alimentarse, que van desde la repentina escalada de los precios de los productos agrícolas o los insumos necesarios para producirlos, hasta los terribles desastres, cada vez más frecuentes ocasionados por las variaciones climáticas.   

Este documental que hoy compartimos con Ustedes repasa esa maravillosa historia, dibuja nuestra realidad actual y por ahora quiero invitarlos a poner nuestra mirada en el futuro… 
El futuro del Sector Agroalimentario Costarricense, se decanta en un escenario de desafíos y oportunidades.
Al igual que hace 70 años, el mundo vuelve sus ojos al sector agroalimentario, debemos alimentar a una población que se duplicará en los próximos 40 años, pero las condiciones y los factores de la producción son distintas.
Enfrentamos el agotamiento de la frontera agrícola y al igual que el mundo entero, el efecto de los fenómenos climáticos hace aún más imprevisible la producción agropecuaria. Todos los esfuerzos públicos y privados en el desarrollo de nuevas tecnologías están siendo sometidos a esta nueva variable.  Los países de la franja tropical del hemisferio enfrentaremos una condición más crítica para la producción de los cultivos y las crianzas y un nuevo mapa de plagas y enfermedades. Datos de la FAO nos indican que los rendimientos en condiciones de estrés hídrico o de temperaturas más altas pueden reducirse hasta en un 30%.

El reto de la competitividad es un elemento presente en todas las reflexiones sobre nuestro sector. Debemos encontrar la forma de paliar los efectos de medidas como el tipo de cambio, las tasas de interés, de procurar  la mejora de caminos y puertos y el acceso a la infraestructura telemática, de encontrar alternativas ante el costo de los combustibles y el finito de los combustibles fósiles, que afecta y afectará aún mas toda la logística productiva y de comercio nacional e internacional. En este conjunto de factores, debemos encontrar un mejor entendimiento con aquellas entidades que tienen competencia en estos campos y buscar aliados dentro y fuera de nuestras fronteras para buscar soluciones creativas. Repito, debemos entender el desafío que significará producir alimentos en el mundo. 

Sabemos que tenemos también tarea en nuestras instituciones, muchas de las cuáles fueron concebidas bajo una realidad diferente y encuentran amarras, para adaptarse a los nuevos tiempos. Tenemos sobre nuestras espaldas la responsabilidad de procurar y fiscalizar la inocuidad de los alimentos, el combate a las plagas y enfermedades de plantas y animales, el uso racional de agroquímicos, el uso conforme de suelos, la calidad de las semillas, la preservación de los recursos genéticos, el mejoramiento y desarrollo de nuevas variedades y razas, la renovación de plantaciones, el desarrollo de mercados locales, la mejor gobernanza de los recursos marinos, así como de procurar sistemas de producción más sostenibles. Son algunas de las tareas que nos ocupan en esta nueva forma de gestión conjunta público / privada, de la política pública.

Fue precisamente la conceptualización, diseño y ejecución de la Política de Estado para el Sector Agroalimentario y el Desarrollo Rural la que nos permitió definir un mapa de ruta,  que guiará nuestro derrotero hasta el año 2021, fecha en que celebraremos 200 años de nuestra independencia. Este es un esfuerzo conciliador, ajustado a los tiempos y que deberá seguirse haciendo como responsabilidad de un país maduro de grandes aspiraciones.  “Somos arquitectos de nuestro propio destino” y en ese futuro nos vemos como un motor de desarrollo, que dignifica a sus productores y a las familias rurales y que lo ha logrado robusteciendo los valores más importantes de nuestra nación como la democracia, la paz y el respeto a la naturaleza y el fortalecimiento de la asociatividad como forma de inclusión social.

Les he hablado del pasado y del futuro, pero quiero cerrar esta reflexión con el presente, lo que estamos haciendo de la mano con el sector productor y donde sería una omisión grave no reconocer que en muchos de estos campos, estamos recogiendo la cosecha de esfuerzos que otros iniciaron: 

Recordemos que nuestro sector aporta cerca del 15% del Producto Interno Bruto y seguimos siendo la segunda fuente generadora de empleo. Somos un país que se abastece de sus alimentos con pocas excepciones y un exportador neto de alimentos con una balanza comercial superavitaria. Generamos alrededor del 40% de valor de  las  exportaciones totales donde más de 50% de los empleos se origina en la actividad agropecuaria. 

Con nuestros sectores más sensibles trabajamos para mejorar su productividad, para vincularlos de mejor manera con los mercados, para diferenciar sus productos y sus esfuerzos, promoviendo negocios más sostenibles donde hemos encontrado la responsabilidad y solidaridad de muchas empresas que nos ayudan en esta misión. 

Sabemos que requerimos aumentar la inversión en tecnología, incrementar la capacidad científica del sector y ampliar la labor de extensión para transferir el nuevo conocimiento a los productores que requieren aplicarlo y dada las limitaciones que enfrentamos, lo hacemos de la mano con la academia, la cooperación internacional y la empresa privada y tenemos casos concretos en café, ganadería de carne, raíces y tubérculos, leche, caña de azúcar, piña y granos básicos por mencionar algunos de ellos. 

Impulsamos la agricultura familiar, de manera que se convierta en una actividad sostenible y rentable con una inserción exitosa en los mercados.
 
Tenemos recursos financieros para una cartera de proyectos productivos innovadores bajo un concepto de fondo concursable que para el próximo año alcanzará un monto superior a los dos mil millones de colones.  

Hemos puesto en marcha el Plan Sectorial de Cambio Climático y muchos sectores productivos, como el café, la caña de azúcar, la ganadería, la piña,  han empezado a dar sus primeros pasos en la incorporación de una agenda comprensiva para desarrollar sistemas más sostenibles, para  la mitigación de GEI y para una  mejor adaptación a este nuevo contexto.  

Pero los compromisos también han involucrado a muchas pequeñas iniciativas de la agricultura familiar que han desarrollado sistemas productivos bajos en emisiones de carbono.  Precisamente, la imagen de Costa Rica al exterior ha permitido que el sector agropecuario de Costa Rica sea una vitrina al mundo en las próximas negociaciones climáticas donde se expondrán 7 casos de éxito en el camino a la meta de “Costa Rica Carbono Neutral 2021”. Aprovecho para dar las gracias por la colaboración en este esfuerzo a todas las empresas participantes, a las familias productoras y a nuestra Estación Experimental Los Diamantes que realiza su proceso de CN. 

Hemos venido fortaleciendo los mercados locales, en especial las ferias del agricultor mediante infraestructura, manejo inocuo de los productos convirtiendo estos espacios en un concepto más integrador. Trabajamos en la construcción de los mercados mayoristas regionales en las regiones Chorotega y Brunca y ahora contamos con un sistema de información de precios a los productores, por medio de la telefonía celular, como herramienta novedosa que transparenta mas los mercados y fortalece la capacidad de negociación de los diferentes actores.  

En el Ministerio, nos hemos comprometido a fortalecer nuestra institucionalidad, pero también queremos ser más eficientes, contar con procesos transparentes de gestión y 100% comprometidos con los objetivos sectoriales.   Por eso nos hemos propuesto implementar un Sistema de Gestión de Calidad que nos permita mejorar la eficiencia en el servicio que brindamos a las organizaciones agropecuarias del país y optar por el reconocimiento de la norma ISO 9001. Hemos trabajado en esto por casi un año y estoy segura de que pronto notarán la diferencia en la calidad de nuestros servicios y procesos.  

A los productores, organizaciones, academia, organismos internacionales amigos, y otras instituciones, hoy quiero agradecerles el apoyo recibido en nuestro accionar y los invito a seguir trabajando a nuestro lado, viendo hacia adelante, uniendo esfuerzos para mejorar.  

Debemos ser capaces de generar beneficios de manera creativa y eso lo lograremos poniendo cada quien  nuestras fortalezas, definiendo con claridad donde queremos concentrar nuestros recursos y nuestras fortalezas de manera que podamos seguir generando impacto y podamos seguir diciendo con orgullo que somos la actividad económica más democrática de nuestro país. …..    Y así seguir produciendo el desarrollo justo y solidario que Costa Rica tanto necesita.  

Sin lugar a dudas, podemos afirmar que Costa Rica efectivamente tiene una riqueza no agotada aun en la producción de alimentos…en la riqueza natural y cultural de sus territorios. 

Muchas gracias!